Actualidad

¡Adiós a los excesos! Se acabaron las vacaciones.

Diseño sin título (4)
Comparte en tus redes este link

Hallacas, buñuelos, natillas y carnes frías fueron algunas de las delicias gastronómicas en diciembre. A esta pausa en la dieta se sumó la excusa para compartir con familiares y amigos alrededor de las comidas y bebidas; sin embargo, estos excesos de la temporada terminan por pasarle factura al cuerpo, que recibe el  año con algunos kilos y toxinas de más. Entonces ¿qué hacer al respecto?

Según los nutricionistas lo primero es ser conscientes de la necesidad de desintoxicarse después de las celebraciones. Cambiar los hábitos alimenticios e iniciar una rutina rica en actividad física es la receta perfecta para empezar la ‘purificación del cuerpo’. Una vez interiorizado este propósito es momento de actuar.

Manos a la obra.

TRES--vida saludable

Hacer dieta no es comer menos, sino mejor. Después de un mes lleno de carbohidratos, grasas y embutidos lo más recomendable es iniciar una trasformación en el menú que incluya un alto porcentaje de frutas, verduras, fibra y mucha agua. Un truco para seleccionar los alimentos es ver el color de las verduras: las de coloración morada (remolacha, rábano, cebolla o repollo) son antioxidantes y favorecen la desintoxicación. En cuanto al consumo de fibra (presente en los cereales y las verduras) los expertos aseguran que es indispensable incluirla en la dieta, ya que ésta mejora el tránsito intestinal y ayuda a eliminar de manera más rápida las toxinas acumuladas en las celebraciones.

Disminuir el azúcar, las harinas y las grasas es clave a la hora de bajar esos kilos de más que dejan las cenas navideñas. Vale aclarar que no se trata de abandonar este tipo de alimentos, sino reducir los porcentajes de su ingesta según la actividad física que se realiza a diario.

¡A mover el cuerpo!

Fisioterapia-Ejercicio_fisico-Traumatologia_y_Ortopedia-Farmacologia-Medicamentos-Salud_190993314_28007722_1024x576

Iniciar una rutina de ejercicios no solo ayuda a recargar las energías perdidas por las fiestas, sino que además complementa la desintoxicación del cuerpo. A través del sudor se queman calorías y expulsan toxinas del organismo. Si lo suyo no son los gimnasios se recomienda practicar algún deporte, caminar y hasta seguir bailando.

Si realmente ha decidido deshacerse de los excesos que deja diciembre y transformar sus hábitos, es importante consultar a un experto que proporcione una dieta equilibrada y ejercicios adecuados, evitando así problemas nutricionales o físicos a largo plazo.

Comentarios de facebook