Marlon Moreno protagoniza “El bolero de Rubén”, el musical del año

El artista caleño se considera fiel a sus instintos, le da a cada personaje la mayor credibilidad posible tratando de entenderlos y proporcionando todo de sí mismo para lograr los mejores resultados que hoy en día lo posicionan como uno de los actores más aclamados por el público y que asegura el éxito de las producciones.

Sus actuaciones han ganado el cariño y la admiración tanto de los seguidores como de los directores. Es innegable el gran nivel artístico que refleja en cada una de sus interpretaciones, sobre todo si destacamos a villanos como Guillermo León Mejía en la Venganza de Analía, una de las últimas producciones de Caracol Televisión que batió récord de audiencia.
Para muchos, esta caracterización plasma muy bien el perfil del político colombiano “Cada quien juzgará qué tanto León Mejía representa a los políticos del país, yo me divertí mucho haciéndolo,” afirmó.

Su protagónico en “El bolero de Rubén”

Marlon cataloga esta experiencia como maravillosa porque le permitió explorar una faceta distinta en la actuación “El bolero de Rubén”, marca un antes y un después en el cine nacional; es la primera en muchos aspectos, primera en rodarse en pandemia, primer musical original hecho en Colombia y la primera en la que canto y protagonizo junto con la encantadora Májida Issa,” resaltó.
No se considera cantante, cree que fue escogido por su habilidad de enfrentarse a la canción, hacerla sentir parte del personaje y de la trama de la película, el poder emocionar al público.
Está convencido que el riesgo más grande lo tomaron el director Juan Carlos Mazo y el productor Rafael García, pero la trayectoria que ambos tienen en el ámbito musical le brindaron la confianza necesaria para lograr su trabajo.

Rubén lo afectó de modo emocional y lo hizo plantearse reflexiones de tipo social, pues representa un ‘rebuscador de la vida’, es un sobreviviente, el ‘Chacho’ de su comuna.
Uno de los tantos hombres que les ha tocado crecer en situaciones económicas difíciles, como consecuencia de la desigualdad en la repartición de recursos que vive Latinoamérica.
Este personaje tiene dos momentos, uno de joven con todo a su favor y otro de 15 años después cuando la vida se le voltea y todo se vuelve complejo.

Marlon construye el personaje minuto a minuto, lo deja entrar lentamente por sus poros, venas, huesos y sentidos. Es una búsqueda muy fuerte que le implica llegar a la esencia. Se obliga a buscar puntos de identidad para poder darle vida sin juzgarlo. El público debe sentir que es real y no un actor que está haciendo mimesis.

Proyectos digitales

Solarte Imagen, su empresa productora, maneja un proyecto digital llamado “Ell@s” una historia poderosa sobre unos chicos y chicas que estudian en una escuela de actuación y cuentan cómo exploran su sexualidad sin prejuicios ni censura, haciendo todo tipo de reflexiones acerca de la vida.
Es una producción de 12 capítulos, con una duración de cada uno cerca a los nueve minutos, donde se fusiona lo documental y argumental. Esta serie se puede ver en www.movies.com, una plataforma creada con el objetivo de hacer visibles trabajos de directores y productores que no pueden tener un espacio en las salas de cine o en otros entornos digitales.
El confinamiento

La pandemia lo tomó por sorpresa y expresa con sinceridad que al inicio fue muy difícil asumirlo. Luego de un tiempo acudió a su espíritu de supervivencia y su cabeza inició su proceso creativo. Continuó impartiendo clases en su escuela de actuación de cine y televisión en Cali, primero de forma virtual, luego presencialmente con todos los protocolos de bioseguridad y aforos permitidos por ley.
Sus días pronto fueron transcurriendo entre escribir un guion para una película que tenía algo olvidado, el rodaje de “El bolero de Rubén”, producida por Deisy Marroquín y Maritza Daza de Oasis Film, y la dirección de un cortometraje musical para la banda colombiana “Haga que pase”, que ya es muy reconocida en Europa, Japón y Sudáfrica.

Producciones que lleva en su corazón

El actor resalta tres producciones que han marcado su carrera: “El bolero de Rubén”, que se estrenará pronto; “Perro come perro”, dirigida por Carlos Moreno, considerada un ícono cinematográfico colombiano, aún vigente y que le dio la posibilidad al mundo de ver un cine distinto del país.
Cazando Luciérnagas, un largometraje que narra la vida de un ermitaño que se entera de que tiene una hija de 13 años que no conocía; “es una película muy linda porque es la construcción del vínculo de padre e hija,” concluyó Moreno.

Instagram: @marlonmorenos – @deisymarroquin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *