Reconcíliate contigo misma

La avalancha de estereotipos que los medios de comunicación y las plataformas digitales han estado creando o reforzando en la mente de las mujeres en el trascurso de los años, nos ha generado laceraciones en nuestra autoestima y moldeado nuestras dinámicas diarias conforme a las exigencias de una sociedad machista e injusta.

Y es que hay que hablar claro, a las mujeres se nos exige ser excelentes en todas las áreas, buenas esposas, hijas, madres, trabajadoras incansables y profesionales de alta calidad, además que hagamos ejercicio y nos alimentemos bien para que siempre estemos ‘buenas’, y no hay que malinterpretar esto, hemos sido capaces de todo y mucho más, pero ¿realmente esto es sano para nosotras?, una cosa es que lo hagamos porque seamos unas ‘duras’, unos seres capaces y fuertes, pero otro asunto es que sea la sociedad o peor aún, nosotras mismas las que pensemos que ser la ‘mujer maravilla’, que nos obliguemos porque si no es así, podemos perder nuestro valor.

Sobre este tema, muchos grupos feministas, influencers y coaches están dejando en la mesa la discusión de algunos puntos que acá te resumimos, para que tengas en cuenta y apliques en tu vida, en aras de reconciliarte contigo misma:No te des tan duro: Todas cometemos errores, pero algunas los ocultan muy bien. No dejes que algo que haya pasado o hayas hecho de forma inadecuada, te robe la paz. Aprende, supéralo y continúa.

Acepta tus debilidades y límites: No te exijas al punto de desgastarte física, emocional o psicológicamente. Establece hasta dónde quieres llegar y cuál precio que estás dispuesta a pagar.

Reconoce tu valor: Eres tú la encargada de decidir cuánto vales y de darle relevancia o no, a las palabras ociosas de otros que te critican.

Hazlo por ti: Puedes ser la ‘mujer maravilla’, en cuanto sea tu elección porque lo desees.

Desintoxícate: Desecha malos hábitos, relaciones familiares, de pareja y de amigos que te hagan daño.

Toma tiempo: Invierte inteligentemente tu tiempo, en ti en lo que amas, en lo que sueñas y en lo que te hace feliz, no en lo que deberías ser o hacer.

Sé agradecida: No importa qué situación estés viviendo, buena o mala, agradece por las lecciones aprendidas, las lágrimas derramadas, los logros y las personas en tu camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *