Evite el fantasma del “efecto rebote”

En diciembre la ingesta de alimentos, licores y la pausa del ejercicio pueden hacer perder la figura a muchos. Por esto consultamos al Dr. Wilson Muñoz, especialista en medicina estética y nutrición de “Cuerpos y caras en forma”. Estas son las cinco claves para evitar el “efecto rebote”. Sea realista con sus propósitos
Aunque las fiestas este 2020 no estarán tan concurridas debido a la pandemia, las celebraciones de fin de año significan el momento ideal para reencontrarse con los familiares más cercanos. “Habitualmente nos reunimos alrededor de la mesa con cenas llenas de bebidas alcohólicas con alto grado de azucares y delicias gastronómicas con un gran porcentaje calórico o graso que pueden alterar nuestro peso si no las consumimos con prudencia”, señaló el Dr. Wilson Muñoz. El especialista manifiesta que hay que ser conscientes y realistas, ya que esta temporada no es el momento para perder peso, así que lo mejor es evitar el “efecto rebote” (engordar más kilos de los que se pierden con un plan alimenticio y de ejercicio que se deja en pausa).

Eres lo que comes

Tengan presente que cuidar la alimentación no significa privarse de compartir con familiares y seres queridos. “Si vamos a asistir a cenas navideñas, previamente bebamos abundante agua; esto nos dará una sensación de saciedad y ayudará a consumir porciones adecuadas”, dice el Dr. Wilson Muñoz, quien adicional aconseja consumir los alimentos de manera balanceada y a horas puntuales “Lo ideal es que sean cinco ingestas diarias, las tres principales (desayuno, almuerzo y cena) y las complementarias (media mañana y tarde).

El menú debe ser rico en verduras, frutas, proteínas, fibras y agua (8 a 10 vasos diarios); y lo más importante: no debemos comer más de las calorías que logremos quemar con ejercicios”, explica el especialista.

Manténganse en movimiento

La disciplina con el ejercicio debe ser permanente. Para empezar, hagan estiramientos, calentamiento y tonificación de los cinco grupos musculares (piernas, hombros, brazos, pecho, espalda y abdomen). “Para lograr esto uno de los deportes más completos es la natación, también es saludable caminar una hora diaria, tiempo en el que se eliminan aproximadamente 1.300 calorías.

Las caminatas deben realizarse a un ritmo constante”, señaló el Dr. Muñoz, quien también recomienda hacer ejercicios en casa siguiendo tutoriales en internet de aérobicos, bailoterapias o rutinas dirigidas.

Tratamientos complementarios

Para evitar la flacidez de la piel (que se acentúan mucho más después de los 5-40 años por la pérdida de colágeno) se deben seguir tratamientos no invasivos de gimnasia pasiva o masajes reductores, complementados con suplementos dietarios naturales como sales de buey o el “Fucus de piña y alcachofa” que ayudan a regular la digestión y el ciclo metabólico.

Acompañamiento permanente

Ya sea que se quiera seguir un plan dietario o procedimientos estéticos, es vital que siempre estén acompañados por un especialista, ya que cada cuerpo responde de manera diferente a los tratamientos.

“Se deben hacer exámenes que determinen los niveles de triglicéridos, colesterol, glicemia; conocer si hay patologías que generen retención de líquidos o si el paciente tiene hígado graso, entre otros aspectos a analizar”, manifestó el Dr. Wilson quien se caracteriza por realizar a sus pacientes completos estudios antes de avanzar con sus populares planes dietarios y tratamientos no invasivos o quirúrgicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *