Arroz Gelvez, 55 años de historia y sabor

Hablar de industria en Norte de Santander, es hablar de la Arrocera Gelvez. Desde hace 55 años el departamento ha visto el crecimiento y la solidez de esta empresa que demuestra que emprender en la región de manera formal es posible.

Mantenerse y expandirse ha sido el reto. Son varias las situaciones que ha tenido que enfrentar esta compañía de alimentos para poder llegar a su nuevo aniversario, superando medio siglo de historia.

“El amor por el trabajo y por la ciudad nos mantiene. Hemos logrado un crecimiento con buenas bases que nos ha permitido permanecer en el tiempo, pero el amor que sembró mi papá con su buena visión empresarial, ha sido fundamental”, reconoce Javier Alfonso Gelvez Gelvez, presidente de la Junta Directiva, hijo de Teódulo Gélvez Albarracín María Dolores Gélvez, fundadores de la empresa.

Cuenta que en su infancia no hubo vacaciones sin trabajo. Y es así como, incansablemente, con el compromiso constante han hecho las cosas desde 1965. Ni en pandemia pararon. “Afortunadamente el sector de alimentos es uno de los que menos se ha visto afectado, pero hemos tenido que adaptarnos a la incertidumbre y a las medidas del gobierno que sí cambian nuestras dinámicas”, explica.

El trabajo en región o fuera de ella se vio modificado por las decisiones en materia de transporte, por ejemplo. Y es que la expansión de la marca ha sido uno de los desafíos asumidos por la Arrocera, superando impactos como el del contrabando. Mientras en sus inicios, don Teódulo soñaba con hacer empresa en su tienda de abarrotes, tenía altas ventas del arroz que traía de Bucaramanga y otros lugares.

Hoy la marca que creó y dejó como legado, es la que le provee el producto a esta y otras ciudades del norte del país. El portafolio se ha ampliado y el Arroz Gelvez, además de su presentación tradicional, ofrece la opción Premium, el arroz de palito, el integral, el cristal, entre otros.

El crecimiento ha sido en todos los términos y los números también registra creces en la generación de empleo. Aproximados 220 agricultores proveen la materia prima, 130 personas trabajan directas, cerca de 30 como ocasionales y temporales, y todo lo que hay detrás del mantenimiento de las 2500 hectáreas de tierra que dan el producto. Sin contar a quienes realizan el trabajo fundamental del mercadeo en el país.

Todo esfuerzo se valora en esta empresa en donde bien se reconoce que el camino ha sido largo y de retos.

Y es así como en su responsabilidad social, desde hace casi 10 años la Arrocera apoya el empeño de quienes desde el deporte buscan alcanzar sus propios sueños. La gimnasia artística del departamento, ha contado con aportes económicos de la marca, que no descarta continuar con esta labor desde otros deportes en donde ‘algo se está cocinando’.

Con miras a dar apertura a nuevos mercados, a fortalecer su presencia en el escenario digital y seguir cumpliendo metas y más años, Arrocera Gelvez llega a sus 55 años de historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *