Mascarillas naturales para nutrir la piel de tu rostro

La piel del rostro es delicada y está más expuesta a la contaminación del medio ambiente, expone el nivel de hidratación que tenemos y el tipo de alimentación a la que estamos acostumbrados.

La naturaleza nos ha dotado de grandes riquezas que aportan a nutrir y conservar la lozanía en el órgano más grande y uno de los más importantes que tenemos: la piel.

Es importante aclarar que afecciones severas de la piel, como acné, eczema, psoriasis, rosácea, tipos de dermatitis, alergias, entre otras, son patologías que deben ser tratadas por expertos y que una mascarilla puede empeorar la lesión.

Recomendaciones previas

  1. Para aplicar una mascarilla debes tener en cuenta tu tipo de piel: normal, grasa, seca y mixta.
  2. Desmaquillarse
  3. Lavar el rostro
  4. Exfoliar previamente con una esponja, cepillo fino o café con azúcar y miel.
  5. Limpiar residuos con agua tibia o helada si se prefiere

A continuación, encontrarás una recopilación de mascarillas que recomiendan plataformas de belleza y estética especializada como VOGUE, VANITY FAIR Y ESTILO NEXT:

Mascarilla para relajar la piel grasa

Necesitas un plátano maduro, dos cucharadas de miel y dos cucharadas de zumo de limón. Mezcla todos los ingredientes en una masa uniforme, esparce la mascarilla por todo el rostro en forma circular y déjala actuar durante 15 minutos. Luego enjuaga con agua fría. Repite al menos dos veces por semana.

Mascarilla hidratante de aguacate

Esta mascarilla facial está dedicada a aquellas personas con piel muy seca y necesiten dosis de hidratación. No se recomienda usar en piel grasa.

Mezcla un aguacate con una taza pequeña de leche. Una vez tengas la mezcla hecha, la pones por todo el rostro y dejas actuar durante 20 minutos. Aclara con agua tibia y disfrutar de una piel hidratada al momento. Lo puedes hacer de dos a tres veces por semana, dependiendo del nivel de resequedad.

Mascarilla para activar la circulación y nutrir

La miel es uno de los tesoros que la naturaleza nos da. Para estimular la circulación y agregar nutrientes a la piel de tu cara, necesitas 10 cucharadas de miel orgánica (asegúrate de esto) y con tus manos limpias, empiezas a hacer masajes circulares desde el cuello hasta tu frente, durante 10 minutos. Luego enjuaga y ponte compresas frías por intervalos de 10 minutos durante una hora.

Mascarilla de avena para exfoliar, suavizar y nutrir

La avena ha sido usada en tratamientos de belleza, desde la época de las abuelas y sigue siendo uno de los elementos clave a la hora de consentir la piel. Toma un puñado de avena en hojuelas, ponla en un bowl, revuélvela con miel hasta obtener una masa homogénea, después, aplícala en el cuello y rostro y déjala durante 20 minutos. Es importante que protejas tu ropa y lugar en el que estarás, porque suele hacerse un poco de desastre. Repetir una vez a la semana.

Mascarilla para rejuvenecer

Esta técnica oriental ha estado en tendencia últimamente. Las mujeres de los países asiáticos como Japón y Corea, son reconocidas por tener una piel impecable y rozagante y uno de sus trucos es este tipo de mascarilla.

Mezcla tres cucharadas de arroz natural cocido, una cucharada de miel y otra de leche. Coloca la mascarilla en tu rostro, cuello y manos. Aplícala por 15 minutos, después enjuágala con el agua con la cociste el arroz. Repite las veces que quieras.

*Si presentas irritación, picazón e hinchazón, enjuágate con abundante agua y consulta a tu médico de inmediato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *