La mirada femenina de la medicina estética

La mirada femenina de la medicina estética

La doctora Nancy Rosario Castillo Milque es una experimentada cirujana plástica que llega a integrar el staff de profesionales que por 24 años han trabajado de la mano del Dr. Wilson Muñoz. De esta manera el equipo de “Cuerpos y caras en forma” se fortalece para brindar tratamientos estéticos quirúrgicos y no invasivos en la frontera.

Lejos de los conceptos estéticos preestablecidos, hoy mujeres y hombres han más allá de un simple estándar social de belleza y lozanía, buscando de una manera segura y armoniosa una conexión saludable entre sus cuerpos y mentes.

Para hablar de esto y otros temas relacionados con la medicina estética, la Revista ACTIVA dialogó con la Dra. Nancy Rosario Castillo Milque, especialista que junto al Dr. Wilson Muñoz estará al frente de los tratamientos quirúrgicos y no invasivos incluidos en el portafolio de “Cuerpos y caras e forma”, un espacio seguro para quienes desean transformarse este 2021.

¿Cómo se da su trabajo junto al Dr. Wilson Muñoz?

El Dr. Wilson, además de ser un excelente profesional de la cirugía estética, ha sido mi mentor y amigo desde que inicié mi profesión; a él debo gran parte de mi vocación como cirujana plástica. La gran oportunidad de acompañarlo como especialista se debe a un proyecto de ampliación de oferta de servicios en tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos de estética facial y corporal.

¿Qué procedimientos estarán a su cargo?

Estaré atendiendo junto al Dr. Wilson intervenciones de tipo quirúrgico que se realizan en la clínica desde hace más de 20 años. También quedarán en mis manos procedimientos no invasivos de rejuvenecimiento facial y corporal mediante técnicas asistidas por láser (eliminación de tatuajes, manchas o el manejo de melasmas) y la aplicación de la toxina botulínica. De la misma manera estaré acompañando tratamientos de redensificación facial mediante el uso de bioestimuladores de colágeno, armonización facial (aumento de labios o pómulos, surcos nasogenianos, atenuación de ojeras, hilos, rellenos, etc) y procedimientos para disminuir y/o eliminar la grasa localizada, flacidez o celulitis.

¿Para usted cuál es el papel de la mujer como profesional de la medicina estética?

Actualmente, las cirujanas plásticas vienen cumpliendo un rol cada vez más preponderante y participativo, a pesar de que aún en algunos lugares muchas personas prefieren que los tratamientos sean hechos por hombres, por la concepción de que son más asertivos.

Esta es una barrera ideológica difícil de franquear; no obstante, las mujeres cirujanas plásticas hemos ganado terreno en esta área por la mayor empatía con las pacientes y atención a los detalles, garantizando con nuestro trabajo resultados satisfactorios, al igual que nuestros colegas hombres.

¿Qué errores comunes se comenten al querer bajar de peso?

El primer gran error es querer obtener resultados radicales y rápidos. Lo ideal en procesos reductores no quirúrgicos es quemar de 1 a 2 libras de grasa semanales, creando así un déficit calórico en alimentación, esto acompañado de actividad física programada. Otro error es aguantar hambre, al omitir comidas se puede alterar el metabolismo inadecuadamente.

Por eso previo se debe realizar una completa evaluación médica; así se pueden identificar factores particulares como desórdenes metabólicos o los trastornos endocrinos, los cuales deben ser controlados por especialistas antes de emprender cualquier tipo de dieta.

En el afán de rejuvenecer a veces son aplicadas sustancias que ponen en riesgo la salud ¿cómo prevenir esto?

Gran parte de los problemas se generan porque este tipo de tratamientos no son realizados por un especialista calificado. Otra grave situación es que emplean productos que no son biocompatibles, no tienen registros sanitarios o no están autorizados para uso en humanos.

Hay establecimientos no cualificados – como salones de belleza – que aplican en rostro y cuerpo sustancias que terminan siendo biopolímeros, y ya sabemos que estos dejan consecuencias devastadoras.

Recuerden: acudan a lugares con profesionales certificados para brindar estos servicios; para mayor seguridad, soliciten que les entregue la etiqueta del lote del producto que les será suministrado en los tratamientos de rejuvenecimiento facial o corporal. No olviden que a veces lo barato sale caro ¡con la salud no se juega!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *