Juntos pero unidos

Sentado bajo la inspiración del equilibrio rítmico que provoca la lluvia y naturaleza cuando se juntan, se me antoja que ellas; la naturaleza y la lluvia pueden estar juntas; como las papas a la francesa con la hamburguesa, las pulgas con el perro, la flor con la abeja, o el caballo con la carreta.

Pero nosotros; como esposos, como hermanos, como padres, como familia, debemos estar unidos.

Como nuestros sentidos; que están unidos por cables inter-cerebrales o señales intuitivas. Nuestros ojos y oídos, por ejemplo, no están juntos. Pero están unidos.

Las parejas, que algún día decidieron estar juntos, es mejor que comiencen a estar unidas.

Unidos para ayudarse y apoyarse en momentos de aflicción, debilidad, duda o crisis; con la tranquilidad de sentir la fuerza del uno cuando el otro está débil. Unidos para reconstruir, reparar, perdonar y participar de un deseo inmenso porque todas las piezas vuelvan a su lugar y reine la armonía en esos corazones donde llegó el caos a cumplir su misión de dividir, ordenada por el ego; el gran oponente.

A la pareja se le apoya en sus caídas con amor, ternura y sabiduría para mezclar cada día, gotas de paciencia, respeto y tolerancia, y realizar con estas virtudes una pócima mágica de amor constructivo, creciendo también espiritualmente en pareja y entendiendo que la felicidad en pareja comienza cuando no se busca la perfección sino la felicidad.

Y la razón por la que no existen parejas perfectas, es porque tampoco existen personas perfectas.

Y cuando uno entra en ese reconocimiento, comienza a experimentar la gracia de complementarse y de entender que el amor verdadero es sin expectativas; que no es exigiendo, sino dando; qué no es juzgando sino comprendiendo.

Que vivir en pareja es una elección que se toma para hacerse el camino más fácil con un compañero de viaje que tiene lo que a nosotros nos falta y a quien le falta lo que nosotros tenemos.

Tan solo recuerda; el éxito de la pareja es que haya lugar para tres. Tú, tu pareja y Dios en la mitad.

Hakuna Matata ¡

Juan Manuel Correal

@juanpapuchis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *