La imagen que poco a poco se desvanece: Duque y el futuro político del Centro Democrático

Cuando la popularidad del presidente ronda el 32% muchas reflexiones vienen a la mente de cara a unas elecciones que comienzan a dibujar su entorno con temas álgidos que seguramente determinarán el futuro de Colombia. Son varios frentes que se deben analizar y contrastar en un mandato totalmente atípico enmarcado por la cruda realidad de la pandemia y sus consecuencias en el ámbito político, situación que no solo ha impactado al país sino al mundo entero.

Los principales antecedentes internacionales los tomamos desde lo que pasa en nuestro continente americano. Joe Biden se convirtió en el Presidente Número 46 de los Estados Unidos con una propuesta férrea sobre la acción que debería tener el próximo mandato en los Estados Unidos, referente al tratamiento de la pandemia. La vacunación masiva apareció como el argumento más fuerte del demócrata. A su campaña sumó un discurso en contra de las manifestaciones raciales de radicales quienes manifiestan a la manera Hitleriana la supremacía de una sola raza en medio de una sociedad multicultural e intercultural. La presencia de Kamala Harris, impactó y reivindicó la importancia de la mujer en la vida política de las grandes potencias.

La posición conciliadora y humana frente al problema de la migración fue fundamental para atraer el voto de los indecisos, incluso de los mismos republicanos. la conversión hacia las nuevas energías y el fortalecimiento de la investigación espacial estuvieron en la mente de los americanos.

Con esa agenda Estados Unidos eligió nuevo Presidente, las comparaciones son odiosas, pero ¿qué ha hecho Duque para que el Centro democrático pueda seguir en el poder?

Son más los lunares que sus aciertos, o por lo menos así lo evidencian los medios de comunicación. Contrario a otros países en los que la pandemia se ha convertido en liderazgo político aquí se pone en tela de juicio la imagen de Duque por su demora en negociar las vacunas, el desabastecimiento de los biológicos, la inoperancia de un sistema burocrático de salud lento y la reacción tardía para que particulares ayuden a solventar el problema.

Si bien ha ganado tiempo bajo la sombra de la caótica situación, la emergencia sanitaria desnudó el abandono del sector salud demostrando que nuestro personal médico es heroico, si, heroico porque hace mucho con pocos recursos. La imagen sigue en declive con médicos a punto de renunciar y rogando que el gobierno tome medidas drásticas frente a los abusos de fiestas clandestinas y otras prácticas de la ciudadanía que no contribuyen a frenar la pandemia y si colapsan el sistema de salud. De otro lado está el sector productivo que ve en el gobierno una amenaza con las medidas de cierre que adopta cada vez que se asoma un pico de contagio.

 Así lo que ha podido ser una demostración de liderazgo ha quedado en esfuerzos que su programa televisivo no alcanza a cubrir a pesar de su presencia diaria. En una falta de cálculo se atrevió a plantear una reforma solidaria(tributaria) en medio de la pandemia. Un contrasentido que no se compadece con la situación de sobrevivencia que llevan muchas familias de la clase media colombiana, que serán cargados con tributos en sus servicios públicos. Toca también a los pensionados quienes argumentan que muchos de ellos tienen que ayudar a sus hijos por falta de oportunidades de empleo, por solo mencionar dos sectores muy importantes de la sociedad civil.

El proceso de alternancia educativa no ha generado confianza, porque los padres de familia no quieren jugar a la ruleta rusa con un descuido de sus hijos y que puedan llevar el Covid a sus casas poniendo en peligro la vida de familias enteras. La fumigación con glifosato se suma a la lista de medidas cuestionadas, el argumento que le queda es decir que no toma medidas populares sino correctas, pero ellas se caen por su propio peso.

Aunque el gobierno se esfuerce con iniciativas como la de reconocer un plan especial para los migrantes, proponer la gratuidad de la educación superior, devolución del I.V.A. a más hogares y otros aspectos que le dan el título a la reforma de solidaria, va quedar muy difícil que cambie su imagen, que el centro democrático siga en el poder, porque literalmente los desaciertos y la presentada reforma son una daga que está llegando al corazón de los colombianos y será fundamental para la toma de decisiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *