“Chichila” Navia: Ejemplo de actriz y madre consagrada

Carmen Cecilia Navia Rivera, es una de las actrices más carismáticas y profundas de la televisión colombiana. Ha sabido cautivar al público con su talento, trabajo duro y la creatividad que entrega en la construcción de sus personajes. Uno de los retos que agradece infinitamente es el de haber interpretado a Patricia Urrea, la esposa de Pablo Escobar en “Escobar el patrón del mal”, esta experiencia le permitió estar en las primeras producciones en formato de cine para el Canal Caracol, con directores de cine, estrenando tecnología full HD y, sobre todo, en una historia tan colombiana y tan real.

“Como actriz me abrió las puertas internacionalmente, fue fantástico trabajar con mis compañeros de elenco. Como colombiana me permitió conocer profundamente la historia dolorosísima del narcotráfico en mi país, ver esa realidad sociopolítica y entender mucho de las consecuencias con las que se viven hoy en día”. Comentó la actriz.

Foto: HERNÁN PUENTES

Una de las actuaciones que impactó el corazón de su público, fue la de Verónica Valencia en Pa´ Quererte del Canal RCN, y por la que ganó el Premio India Catalina como mejor actriz de reparto. “Cuando llegó este personaje a mi vida yo sentí inmediatamente que mi misión era denunciar esa realidad que viven muchas mujeres y lo hice desde el respeto”, señaló.

Verónica era la típica mujer que vive una opresión silenciosa. Toño, su esposo machista, el ‘chachito’, se siente amenazado cuando ella empieza a tener éxito como chef (profesión que ambos comparten) y sus comportamientos se tornan violentos. Ese micromachismo se convierte en un gran problema que termina destruyendo una familia.

La actriz se siente honrada por darle vida a Verónica y ganar el premio significó ser la voz de las mujeres que no han sido escuchadas y dejar claro que no se puede seguir normalizando este tipo de violencia y menos en la familia.

Bella y saludable

Luego de su primer embarazo la actriz quedó con obesidad, ella era de contextura gruesa, pero no obesa, esto la asustó y la hizo tomar una decisión contundente, por su salud y porque soñaba con tener más hijos. Muchos piensan que hay que adelgazar para poder empoderarse, pero para ella no fue así, tuvo que tomar valor en medio de esta enfermedad y emprender acciones determinantes, para darle un vuelco a su estilo de vida.

Buscó un especialista, cambió sus hábitos alimenticios, empezó a hacer ejercicio y ahora, está pendiente de su cuerpo porque es un acto de amor para ella y para los suyos, más allá de cumplir los estereotipos sociales. “Mi proceso ha sido de 10 años y espero inspirar a otras mujeres. Me siento bien siendo delgada porque estoy sana, me pongo lo que me gusta y puedo interpretar cualquier personaje sin que me encasillen en la ‘gordita’, este cambio me brindó un panorama lleno de oportunidades”, dijo la artista.

Nuevas apuestas

La artista piensa retomar algunos proyectos que quedaron quietos con la emergencia sanitaria como, el rodaje de una película, una serie y una obra de teatro. Pronto lanzará una serie web, a través de su canal en YouTube “Family friendly”, en la que actuará con su esposo Santiago Alarcón y sus hijos Matías y María “Quisimos crear un contenido chévere pensando que somos una familia funcionalmente disfuncional”.

Por estos días sigue dedicada a sus marcas, una de ruanas llamada Ruabijas, con la que hace una obra social con mujeres adultas que son cosedoras. También, BYCHN, una marca de camisetas que llevan un mensaje de inclusión, aceptación y diversidad en todos los sentidos, con diálogos para hombres y mujeres, ilustraciones artísticas y divertidas. Además, por cada camiseta que vende, se aporta a la fundación “Agencia Social” que desarrolla obras con comunidades vulnerables, a nivel nacional.

Chichila como madre

La artista afirma que las mujeres siempre van a sentirse culpables cuando intentan desarrollar su vida entre ser excelentes madres y profesionales exitosas, por eso es importante para ella mantener el equilibrio.

Su historia se divide en antes y después de ser mamá. Tener hijos la enseñó a amar incondicionalmente, a entender, agradecer y admirar a su mamá y saber que el amor debe ser firme y debes poner límites sanos que ayuden a los chicos a ser inteligentes emocionalmente. ‘Chichila’ se considera una mamá consentidora, amorosa, pero radical en cuanto los límites se trata. Cree firmemente en que la violencia no es la mejor aliada en la crianza, por eso le enseña a sus pequeños a diferenciar entre derechos y deberes, a valorar sus privilegios y que estos se pueden perder como consecuencia de un mal comportamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *