Papás en forma

Históricamente la fi gura masculina ha sido relacionada con el vigor, la fuerza y la resistencia, características que eran conexas a su capacidad para sobrevivir y reproducirse. En la antigua Grecia, el culto al cuerpo no solo era importante por belleza o estética, sino como herramienta letal en el combate.

En otras culturas, y al pasar los años, la dinámica del cuidado físico en los hombres fue perdiendo vigencia en el centro del pensamiento
social. A mediados de los años 90 y con la televisión en su auge, surgió una tendencia que marcaría la línea de evolución de la perspectiva masculina:
la metrosexualidad, una moda que fue impulsada por famosos como David Beckham, Bruce Willis, John Travolta, entre otros y que se enfocaba en promover las prácticas de vanidad, cosmética, ejercicio y alimentación en los caballeros.

Hoy en día con los cambios en la cultura popular y con la apuesta digital al tope, las opciones para mantenerse en forma, proliferan para todos. Acá encontrarás recomendaciones que la Organización Mundial de la salud establece y los papás pueden implementar:

Mueve tu cuerpo

No importa tu edad, mantente activo. El movimiento adecuado permite mejorar la oxigenación y circulación. Intenta trotar tres veces a la semana, al
menos una hora. Esta práctica te permitirá no solo bajar calorías, sino también, mejorar tu termorregulación, frecuencia cardiaca y la motricidad. La natación es otra opción que aporta al fortalecimiento de la estructura ósea, la respiración y los músculos. Se considera uno de los ejercicios más completos porque pone en movimiento todo tu cuerpo. Si sufres de la columna, espalda, articulaciones, te ayuda a eliminar la presión por que no hay alto impacto.

Come bien

Se necesita un equilibrio entre las porciones adecuadas, los nutrientes que tu tipo de cuerpo necesita y la dinámica alimenticia que debes desarrollar. Esto te lo puede aclarar un nutriólogo experto, mientras estos son algunos alimentos que debes incluir en tu dieta. Agua, al menos tres litros diarios; frutos secos que te aporten proteína, vitamina B y E como las almendras, avellanas y nueces; carnes magras para fortalecer los músculos, pescado
que te brinde Omega-3, frutas y verduras con vitamina C, como la sandía, fresa y piña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *