Pamplona cuna de la cultura y gestora del saber

Fueron 211 años de independencia los conmemorados en Pamplona este 04 de julio. Una fecha para recordar la importancia que tuvo este municipio a nivel histórico en la gesta libertaria de Colombia.

Personajes como Águeda Gallardo de Villamizar cobraron vida en los relatos, fotografías y todo material con que se hizo memoria de lo ocurrido; momento interesante para reconocer a la valiosa Pamplona en el proceso independentista, y para recordar los grandes aportes que se han hecho desde este lugar, a la cultura, al arte y al conocimiento.

Foto: José Ángel Cacua

Religiosidad

En la historia y desde muchas áreas, la ciudad mitrada tiene mucho por contar, pero no en vano esa denominación recibida por el municipio revela su esencia en la religiosidad. Desde tiempos de la colonia y la evangelización, en Pamplona existían casi todas las congregaciones religiosas: jesuitas, redentoristas, entre otras tantas que consolidaron comunidades y también sus instituciones. Los templos se conservan, la devoción aún más, y tener el privilegio de contar con la Arquidiócesis de Nueva Pamplona, la hace acreedora de su nombre: “ciudad mitrada”.  

Numerosas e imponentes iglesias se pueden recorrer en esta fría ciudad, contar con el Seminario Mayor Santo Tomás de Aquino y con bienes de interés cultural como la Catedral Santa Clara, la iglesia del Señor del Humilladero y el Convento Las Clarisas. Pamplona cuenta con 3 advocaciones únicas: el Niño Huerfanito, el Señor del Humilladero, la Virgen de
las Nieves, y todas ellas, hacen parte del atractivo turismo religioso por el que tanto se destaca.

Semana Santa es un período revelador para la turística Pamplona. Es habitual que quienes no la conocen o quienes vuelven al lugar, realicen el recorrido religioso y el de los museos, como circuito tradicional.

Foto: José Ángel Cacua

Cuna de precursores: personajes

En la historia y desde muchas áreas, la ciudad mitrada tiene mucho por contar, pero no en vano esa denominación recibida por el municipio revela su esencia en la religiosidad. Desde tiempos de la colonia y la evangelización, en Pamplona existían casi todas las congregaciones religiosas: jesuitas, redentoristas, entre otras tantas que consolidaron comunidades y también sus instituciones. Los templos se conservan, la devoción aún más, y tener el privilegio de contar con la Arquidiócesis de Nueva Pamplona, la hace acreedora de su nombre: “ciudad mitrada”.

Numerosas e imponentes iglesias se pueden recorrer en esta fría ciudad, contar con el Seminario Mayor Santo Tomás de Aquino y con bienes de interés cultural como la Catedral Santa Clara, la iglesia del Señor del Humilladero y el Convento Las Clarisas.

Pamplona cuenta con 3 advocaciones únicas: el Niño Huerfanito, el Señor del Humilladero, la Virgen de las Nieves, y todas ellas, hacen parte del atractivo turismo religioso por el que tanto se destaca.

Semana Santa es un período revelador para la turística Pamplona. Es habitual que quienes no la conocen o quienes vuelven al lugar, realicen el recorrido religioso y el de los museos, como circuito tradicional.

Museos: arte y memoria

Iglesias, panaderías, restaurantes, así como los museos, robustecen el valor histórico y cultural de este municipio, que también cuenta con el gran patrimonio educativo que es la Universidad de Pamplona.

Los museos como institución aportante del desarrollo de la memoria y el conocimiento son un indudable sello que también la caracteriza. Pamplona es la ciudad que cuenta con más museos en Norte de Santander. Siete, cada uno con una especialidad.

El de la memoria de la ciudad y sus personajes es el Museo Casa Colonial; el del arte, el Museo de Arte Moderno Ramírez Villamizar; el de las ciencias: José Celestino Mutis o el de la historia militar: Museo del General Landazábal.

También el Museo Arquidiocesano y su arte religioso; el Anzoátegui, en memoria del general José Antonio Anzoátegui, y la Casa Museo Águeda Gallardo de Villamizar, heroína pamplonesa y precursora del grito de Independencia, motivan los recuerdos en estos 211 años, que lleva a poner en alto el nombre de Pamplona, la cuna de la cultura y gestora de la memoria y el saber.

 

Museo Casa Anzoátegui / Foto: José Ángel Cacua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *