¿Cómo hablo con mi pareja sobre mis fantasías sexuales?

Asumimos que la confianza es uno de los pilares ya establecidos en una pareja, pero la verdad es que suele desaparecer para algunas relaciones en algunos temas sexuales.

Vivimos juntos, nos besamos, tenemos acceso al cuerpo del otro, elaboramos proyectos de vida, ¡tenemos hijos! Todo pareciera indicar que podríamos hablar de cualquier cosa. Pero a la hora de decir: “Me encantaría verte vestido de bombero sexy”, “me gustaría que te autoestimularas frente a mi” u otras cositas de diferente calibre, las parejas se llenan de dudas, temores o vergüenzas. Qué importante es poner estos temas desde el comienzo de la relación y sentir la libertad de hablar sobre expectativas sexuales sin temor a generar conflicto.

Aquí 10 claves para manifestar las fantasías sexuales sin morir en el intento:

  1. Revisa tu sistema de creencias. Primero debes estar seguro (a) de que la actividad que tienes en mente te hará sentir cómodo (a), no solo durante el momento, sino especialmente después de haberla hecho.
  2. Si ya llevan tiempo juntos y definitivamente no se tiene esta confianza, quizás ir a una sesión sencilla de terapia de pareja que les permita escucharse el uno al otro, con un mediador especializado podría ayudar.
  3. Una vez te decidas a decirlo, busca el escenario donde la otra persona se encuentre receptiva y dispuesta. De hecho, la pregunta: “¿tienes alguna fantasía sexual pendiente?” puede ser perfecta justo después del sexo. ¿Qué mejor momento?
  4. ¡OJO! ¡No lo hagas en medio de la relación sexual! Esto puede ser un baldado de agua fría que eche a perder el momento.
  5. Genera curiosidad primero usando estrategias sutiles. Por ejemplo: “He tenido un sueño delicioso contigo” o “si yo fuese tu esclavo por una noche, ¿qué me pondrías a hacer?”.
  6. Nunca lo digas como en broma, como jugando, porque te expones a que no te tome en serio. Plantéalo naturalmente.
  7. Subraya que es algo para compartir juntos y que incrementará el placer y la diversión.
  8. Si bien puedes no estar de acuerdo, al menos hazle sentir a tu pareja que le escuchas y que es importante lo que siente y necesita. Pídele unos días para pensarlo y tómate tu tiempo para informarte antes de gritar un rotundo NO con expresión de pánico. Considera que si tu pareja te lo está planteando esto es un acto de confianza que tiene valor.
  9. Sugiere empezar por algo pequeño, juegos exploratorios, pasitos que rompan el hielo.
  10. Busquen un punto intermedio. Negociar en pareja es propio de relaciones sanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *