Javier Rojas Betancourt: Devoción por Chinácota

Como si se tratara de una promesa de retribución con el terruño donde sumó tantos inolvidables recuerdos de infancia, Javier cada día vuelve a Chinácota, proyectándola y haciéndola protagonista de sus sueños e ideas empresariales.

Así fue como en enero de 2008, estuvo allí para abrir las puertas del Hotel Colonial, uno de los sitios de paso obligado para el visitante del municipio.

El lugar comenzó con 16 habitaciones y una piscina. Hoy son 86 espacios confortables, con parque temático, parque con juegos extremos, la primera granja del departamento, restaurantes y un sendero de hermosas flores que brinda una estancia placentera. “Siempre hay motivación para que esta empresa siga adelante”, dice el administrador Freddy Ramírez, quien desde la albañilería vio crecer el hotel y actualmente, acompaña el proceso dirigido por Javier, a quien describe como una persona de muchas ideas y planeador de ellas. Javier, lo denomina terquedad en medio de la creatividad.

Y es que el confort no es una palabra que represente a este “cucu-antioqueño” nacido en Bucaramanga, pero con crianza compartida entre Cúcuta y Medellín. Cada vez busca la novedad para el hotel que representa a nombre del grupo empresarial detrás del proyecto.

Actualmente, conforma el Complejo Turístico Hotel Colonial Chinácota que también compone el Hotel Incanto y el Boutique. Preside Asoprochinácota y es un total convencido que en el municipio se puede ofrecer más. Se trata de “creerse el cuento y trabajar en un frente común”, dice.

Proyecta brindar mayores experiencias de contacto con los animales en la Granja donde se encuentran caballos, avestruces, alpacas (especie doméstica de camello), aves, mini pigs, entre otros atractivos especialmente para los niños, en quienes quizá también busca dejar innumerables recuerdos como los que guarda en su memoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *