La incidencia de la pandemia en el juego político

La vacunación se ha convertido en la mejor carta de presentación política de los actuales mandatarios en el mundo. Los dignatarios se enfrentan a la encrucijada de la apertura total con las medidas y protocolos de bioseguridad frente a una posible ola mortal por la contagiosa cepa delta. Lo que parecía el fin de la pesadilla en países de Europa y en Estados Unidos resurge con resultados que no presagian un buen futuro próximo.

En Colombia existen a nivel de gobierno dos preocupaciones que podrían incidir en las próximas elecciones si no se da un adecuado manejo a la situación. Para evitar una nueva ola mortal la vacunación es el único camino, primero se necesita la apertura a los jóvenes universitarios, y estudiantes de colegios públicos y privados que acaparan gran parte de este segmento en el país. Para tal propósito se debe contar con los biológicos necesarios, y no se ve cómo lleguen pronto, hasta ahora se han vacunado en Colombia alrededor de 12 millones de habitantes con esquema completo que no alcanza el 33%. La segunda es la apelación que se quiere hacer del carné de vacunación como requisito para todas las actividades de la vida cotidiana, situación que motivaría la participación masiva de los colombianos.

Las cartas están sobre la mesa, pero el gobierno otra vez se ve muy lento para tomar decisiones entendiendo que, por tratarse de vidas humanas, cada segundo es crucial para evitar nuevos picos de pandemia. El saldo hasta ahora ha sido doloroso y los colombianos no deben perder la sensibilidad ante las cifras, si se disminuye de 325 a 323 muertos diarios se escuchan expresiones como “estamos mejorando, vamos mejor”, creando un ambiente de relajamiento nocivo ante un enemigo que no admite excusas.

Lo mismo pasa con las cifras de la ocupación de camas UCI, estar en el 70% o algo más, no es para decir que esto ya es inofensivo, la búsqueda de las cifras en cero debe ser un propósito. Gestionar es el dilema del Presidente Duque una decisión de vida o posible debacle política en próximas elecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *