La Villa donde nació una República

A tan solo 7 kilómetros de Cúcuta queda el complejo histórico de Villa del Rosario conformado por el Parque Grancolombiano, la casa natal de Francisco de Paula Santander, las ruinas del templo que ni siquiera un terremoto pudo borrar, en donde se reunió el Primer Congreso de la Gran Colombia en 1821, la Casa de Gobierno, conocida como la “Bagatela”; las ruinas de la capilla de Santa Ana donde fue bautizado Francisco de Paula Santander y donde reposan los restos de los ex presidentes Juan Germán Roscio y Luis Eduardo Azula; y el famoso árbol de tamarindo bajo cuya sombra se reunieron los diputados durante los recesos de las
largas sesiones del Congreso de la Gran Colombia, configurando así los sitios donde nació la República.

Plaza de la Villa del Rosario de Cúcuta

Los colores en las fachadas y las calles empedradas se asemejan a la arquitectura popular mediterránea, y en estas casas nacieron Francisco de Paula Santander, Fruto Joaquín Gutiérrez de Caviedes, coautor del Memorial de Agravios; el general Pedro Fortul y Don Nicolás Mauricio de Omaña, tío de Francisco de Paula Santander, rector del colegio Mayor de San Bartolomé y firmante del Acta de Independencia. Hacia 1821, la población de las 18 provincias del “Estado del Centro de Colombia”, incluida Panamá, no debía pasar de 1’200.0 00 habitantes. En 1831, después de censos ajustados en la década, oficialmente se publicó que eran 1’317.078 habitantes.

En este contexto poblacional, el vicepresidente Antonio Nariño instaló el 6 de mayo el congreso donde se expidió la primera Constitución Nacional, después de la victoria en la guerra de independencia, posesionando a Simón Bolívar como presidente y a Francisco de Paula Santander como vicepresidente.

Un Congreso marcado por la casi ausencia de un quorum necesario de 63 de los 105 diputados de las 21 provincias, debido a la presencia de acequias con aguas negras, que llevó a que varios presentes enfermaran y 6 diputados murieran de disentería, además del consumo desmedido de guarapo que llevó a que con la ordenanza 26 se cerraran ocho guaraperías.

Ilustraciones de Luis Enrique Pardo Téllez, cortesía del historiador Silvano Pabón,
del proyecto www.historiadecucuta.com

Antonio Nariño, en el segundo acto, leyó el discurso de instalación del Congreso, después del sermón del Presbítero José Manuel Campos, proveniente del Socorro, recordando a los presentes que Europa estaba pendiente y esperando que esta Constitución “Les haga digno de ver que somos dignos de figurar entre las naciones”.

“Constitución de 1821 en Museo Casa Natal
General Santander.” Foto tomada por :
Jonathan Manrique Nossa

El 30 de agosto se firmó la Constitución y el 6 de octubre se promulgó. Dos mil ejemplares de esta moderna constitución fueron distribuidos, presentando una división de poder tripartita entre lo ejecutivo, legislativo y judicial; un presidente y vicepresidente y dos cámaras, el Senado y la Cámara de Representantes. La Revolución Francesa entrega la figura de departamentos, cantones y parroquias a nuestra República, que antes se encontraba dividida en los Estados de Nueva Granada, del Sur (Ecuador) y Venezuela, y apareciendo ahora los tres grandes departamentos de Cundinamarca, Venezuela y Quito.

Acuarela sobre papel de Carmelo Fernández (1850) cortesía de Susana Quintero Museo Casa Natal General Santander.

Ilustraciones de Luis Enrique Pardo Téllez, cortesía del historiador Silvano Pabón, del proyecto www.historiadecucuta.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *