Conociendo a Santander en un discurso

Fue Santander el que inició con la costumbre que sigue hasta nuestros días de los discursos en las instauraciones de congresos, y esta felicidad se notaba en sus palabras al instaurar el segundo congreso de Colombia.

Congregadas en este augusto cuerpo las más profundas luces, el más acrisolado patriotismo y la experiencia más razonable, sus deliberaciones no pueden dejar de ser el fruto del más vivo deseo de la pública prosperidad. Leyes sobrias, reformas saludables y actos que derramen por todas partes beneficencia y dicha, y que consoliden la obra de doce años de sacrificios, me prometo que serán el resultado de vuestras meditaciones, y el opimo fruto que recibirán los pueblos con gozo y alegría”. Fueron sus palabras, donde demostraba su amor a la triada que definió su vida: La patria, las leyes y el pueblo.

“Tres nuevos departamentos han aumentado el número de los que reconoció la ley orgánica de 2 de octubre: el uno se desunió de la metrópoli de España por sus propios esfuerzos, y los otros dos han sido libertados por el valor del ejército y por la extraordinaria habilidad y acierto del Libertador presidente.” Con esta frase se demuestra su respeto hacía Simón Bolívar, contrariando las controvertidas ideas que manejan varios historiadores sobre su supuesta enemistad. El historiador y biógrafo autorizado por la familia del Hombre de las Leyes, Armando Martínez Garnica, aseguró en un conversatorio con sus descendientes que Santander fue el hombre más fiel a Bolívar, salvándole la vida en tres ocasiones.

Como si se tratara de una película de espías, Santander, hombre de una imponente estatura de 1.87 metros fue avisado por Pedro Fermín de Vargas del atentado que iba a ser cometido contra Simón Bolívar en la Fiesta de las Máscaras que se celebraría en la municipalidad de Bogotá del Nuevo Reino de Granada el 10 de agosto de 1828.

A pesar de estar enfermo, Santander le pide a su amanuense ‘Pachito’ que aliste los arreos y ropajes, y al llegar al Coliseo Ramírez (hoy Teatro Colón) se acerca a Bolívar y le dice “Nos tenemos que ir” y logró cubrir con su capa al Libertador de tan solo 1.63 de estatura; junto a una advertencia de no ir a Soacha y el tener mucho cuidado al ir al campamento de Rincón de Los Toros en los Llanos Orientales. Estas son las tres veces que Santander salvó la vida de Bolívar.

Para nadie es un secreto que su dictadura militar de 1819 a 1821, y la ejecución de 38 detenidos de la Batalla de Boyacá, incluyendo a José María Barreiro se convirtió en el hecho que usan todavía varios historiadores para desacreditarlo, y a Juan Francisco Malpica, la víctima número 39 que corrió con mala suerte por demostrar su apoyo a Barreiro; hecho por el que tuvo que exiliarse a Paris de 1819 a 1831, lugar donde Francisco González lo pinta con aquel medallón que tiene un cacho de su pelo, que es vital para estudios genéticos y seguir investigando su vida.

Tampoco es secreto su visión casi agnóstica de la religión con frases como “Los espíritus religiosos se deben respetar, pero no es una camisa de fuerza para seguirlos” que molestó a devotos como el trigésimo tercer arzobispo metropolitano de Bogotá Manuel José Mosquera, o la frase que demuestra que su mayor religión fue la patria sombreros “Ojalá yo hubiera creído en Dios como he creído en la patria”.

Garnica afirma que es una gran mentira que fue enterrado con un hábito de la orden de San Francisco debajo de su ropaje militar; a pesar de los fracasos en su carrera militar como la Batalla de Carrillo del 22 de febrero de 1816, bajo el mando de Custodio García Rovira, donde casi 1000 socorranos fueron derrotados por la división de Sebastián de la Calzada (Compuesta por puertorriqueños y venezolanos), donde cuentan los historiadores que el sonido de los clarines de guerra asustaron a nuestras tropas. Tampoco es secreto que Santander fundó la logia masónica, y su visión de avanzada se refleja en la frase: “Estas nuevas repúblicas basadas en la civilidad después de haber empuñado las armas tienen una clara intención liberalizante”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *