Pasión de un Sommelier

Si tuvieras la oportunidad de hacer la elección del vino para ese momento especial, cuál sería tu criterio… ¿La textura? ¿La reserva? ¿El color?… ¿Con qué le combinarías?

Los interrogantes pueden ser tan variados conforme lo es el mundo de los vinos. Un escenario de categorías diversas que brinda entre sus opciones, los blancos, rosas o grises; los tranquilos, frizzantes o espumantes; o los secos, dulces o semidulces; todos con diferentes cepas que despiertan las pupilas gustativas de cada vez más personas en el mundo.

Desde hace cerca de 25 años, lo hizo de manera profesional con Alejandro Pinilla Rincón, uno de los Sommeliers más destacados de Colombia, formado en la Escuela de Sommeliers de Chile, quien pese a su larga experiencia reconoce que de los vinos todos los días se aprende. Estudiarlo para él, es un disfrute; pero transmitirlo, es una pasión. Además de Chile, se ha capacitado en Argentina, España, EEUU, y ha recorrido viñedos en Israel, Turquía, Francia, Alemania, España y California. Sin embargo, dice que su corazón lo entrega en la cata de vinos y en cada oportunidad que tiene de asesorar y compartir las maravilla del producto.

La fluidez y el conocimiento lo caracterizan en la escena, en la que después de pandemia recibe a más adeptos o curiosos del vino. “La industria tuvo un crecimiento importante y estar en casa nos enseñó que una copa de vino se disfruta en una comida, en una conversación o incluso, para relajarnos”, asegura. Actualmente, es embajador del Cognac Remy Martin, trabaja para la firma colombiana Dicermex, importadora de licores de marcas Premium, y representa a la bodega Cono Sur, que con el famoso vino Bicicleta es líder por sus políticas ecoamigables. A Alejandro le encantan todos los vinos y dice que “el mejor es el que cada persona disfrute”, pero afirma que lo importante al elegirlo es saber qué plato va a acompañar y cómo tomarlo: a la temperatura correcta, con una oxigenación previa y en la copa correcta, porque del vino se disfruta su sabor, su aroma y su imagen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *