5 lugares acogedores para dar el “sí” en Norte de Santander

Hotel Colonial de Chinácota

Además de sus zonas verdes, cuenta con una sencilla capilla para la realización de bodas religiosas íntimas. El servicio se complementa con hospedaje, restaurante, sus piscinas, cuatrimotos, parque temático y los animalitos de la granja.

El auge del turismo rural en Norte de Santander se ha extendido también hacia la organización de eventos, gracias a los verdes paisajes y el clima agradable, permitiendo vivir veladas inolvidables en un ambiente acogedor. Es así como los municipios de Chinácota y Pamplona ofrecen escenarios perfectos rodeados de naturaleza, de tranquilidad, y una exquisita gastronomía con sabor a campo, todo alejado del ruido citadino.

La Montaña

Otro sitio favorito de Chinácota para vivir una ceremonia inolvidable es La Montaña, que, con su servicio de hotel, restaurante y entretenimiento, pone a isposición de novios e invitados un lugar acogedor para vivir momentos agradables.

Sabor a mí

Las bodas al aire libre son una realidad también en ‘Sabor a mí’ gracias a sus amplios espacios, servicio de restaurante, zona de glamping y atracciones recreativas para pasar un fin de semana de lujo en pareja.

Entre flórez, Chinácota

Sus amplias instalaciones son ideales para celebración de bodas. Además, el servicio de glamping permite vivir una noche de bodas inolvidable y un fin de semana diferente con las cuatrimotos, cabalgatas, juegos de paintball, y mucho más.

Hostal 1549, Pamplona

Aunque no cuenta con zonas verdes como los anteriores lugares, su estilo colonial es propicio para celebraciones matrimoniales, sumado al servicio de restaurante y de hospedaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.