Siempre habrá una solución espiritual para cada problema

Los problemas y las enfermedades son como los dragones; no existen. Solo existente en la medida que los creamos en nuestra mente, y con nuestros miedos y temores los alimentamos y toman poder.

Desde ese estado, vemos una figura enorme que nos quiere devorar, aplastar y robar nuestros sueños. Pero en realidad, no existen. Son creaciones etéreas que podemos desaparecer tan solo llenándonos de confianza, seguridad y firmeza ante la realidad.

Una realidad que te recuerda que tú eres un ser humano que SÍ existe, y que está lleno de valores convertidos en herramientas para vivir como el amor, la fe, la oración, la inteligencia, la creatividad, etc.

Al final ningún problema es tan grave que no se pueda resolver desde el lado espiritual, porque no hay nada que el amor no logre vencer y si tú llenas tu espíritu de amor, será al final tú mismo quien le estará dando una solución espiritual a cada uno de tus “problemas”.

Por: Juan Manuel Correal

Yo por mi lado decidí no arreglar mis problemas sino ajustar mis pensamientos y los problemas se arreglen solos. Tus pensamientos son producto de tus creencias en tu subconsciente. Y si te detienes a analizarlos y observarlos con distancia puedes revertirlos. Arreglar los pensamientos significa observar profundamente y mirar en dónde pones tu atención.

Si las pones en las posibilidades, es decir en la creación de tu futuro o en las limitaciones, es decir en el pasado. El mensaje aquí es aprender sobre la auto observación. Cuando nuestra visión interior se abre, nuestro horizonte exterior se expande.

Ahora, en cuanto a los problemas; refiero dejárselos al “Algebra de Baldor”. Más bien continúo aprendiendo a verlos como circunstancias de vida para los que siempre habrá una solución espiritual. Ahora tú, ¿qué piensas sobre los problemas? Y ¿cuál es tu forma de solucionarlos?

¡ Hakuna Matata !
@juanpapuchis
www.entrenatualma.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.