Genny Cristina Sarmiento Díaz, una mamá con convicción y sentido social

Ser Gestora Social de Santander y mamá al mismo tiempo, le ha permitido a esta bumanguesa, comprender mejor el rol de madre y tener empatía con otras mujeres que también viven esa gran etapa de sus vidas.

A sus 41 años, Genny Cristina Sarmiento Díaz es ingeniera de mercados de la Universidad Cooperativa de Colombia; especialista en Dirección de Empresas en la Universidad Autónoma de Bucaramanga, y candidata a Magíster en Gestión Pública y Gobierno.

Se ha desempeñado en empresas de telecomunicaciones como Avantel, ETB, y Telefónica; así como en el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga. Su gran liderazgo, experiencia, pero sobre todo el amor por su región la convierten en una pieza clave de la labor que, como Gobernador de Santander, desarrolla su esposo Mauricio Aguilar Hurtado.

“Somos un gran equipo. Y justamente, a nuestras hijas Luciana y Taliana tratamos de inculcarles la importancia del trabajo en equipo, la cooperación, el respeto por los demás. Ser Gestora Social debe ser una vocación, un trabajo que complementa el liderazgo que ejercen los mandatarios, que en mi caso llevo a cabo con mucho amor y convicción”, expresó Sarmiento.

Y es a través del acercamiento de las niñas con el trabajo social de sus padres, que ellas logran comprender mejor ese ejemplo.

”En sus ratos libres nos gusta involucrarlas, que ellas también tengan la valiosa oportunidad de viajar a los municipios; hablar con otros niños, de conocer las familias, sus contextos y realidades”, agregó.

¿Cómo logra ser gestora social y madre al mismo tiempo?

Soy muy ordenada. Para mí es fundamental aprovechar el tiempo al máximo y eso se logra con mucha organización. La planificación es un elemento clave para tener éxito en la vida.

¿Cómo se define como madre?

Como dirían todas las madres: No soy perfecta, pero me esfuerzo cada día por mejorar. Soy amorosa y respetuosa. Intento siempre estar dispuesta a una buena comunicación y hablarles siempre con sinceridad y claridad. Mis reinitas (como las llamo) son mi vida.

¿Y cómo hija?

Tengo una relación muy linda con mi madre. Soy la única mujer y ella siempre ha sido mi mejor ejemplo. Es mi apoyo, mi guía y es una gran abuelita. Juntas respetamos nuestras personalidades e intentamos respetarnos en nuestras decisiones y puntos de vista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.