“Los hijos son la experiencia más cercana al amor del creador por nosotros”: Andrea Ramírez Atalla

La vida espiritual, como la empresarial y personal, son esenciales para esta mujer que, con el yoga y una filosofía de vida clara, busca el equilibrio entre ellas. El ser mamá lo califica como la misión más hermosa de formar humanos que sumen al planeta, pero es determinada al decir que lo importante, es ser feliz en el proceso.

Andrea es cucuteña, odontóloga de profesión y mamá de Salomón, de 12 años y Luciana, de 8 meses. Y como lo leen, es mujer, mamá y profesional empresaria a la vez. Ella es la pionera de la armonización orofacial en Cúcuta, actualmente, dueña de su propia clínica odontológica, y propietaria de FACIALBAR, un spa especializado en el cuidado del rostro. La pasión por su profesión y el bienestar humano ha sido el reflejo de su quehacer. En odontología estética, se encarga de ofrecer calidad con las últimas tecnologías, y capacitación en conferencias que la requieran. En el spa, el servicio es de excelencia, y lo integra con formación y oportunidad de empleo para más mujeres.

Asegura que su mayor satisfacción es tener hijos felices y plenos, y por eso se esfuerza a diario, para dar el primer paso: ser una mamá feliz y plena. “El proceso puede ser complejo porque la sociedad espera que trabajemos como si no tuviéramos hijos y que criemos como si no trabajáramos; se mantiene esa presión sobre nosotras”, asegura ella, mientras concluye que ha aprendido sin satisfacer expectativas ajenas.

“Nuestro papel de madre es desde el amor, y así está perfecto”. Para Andrea es un honor ser mujer trabajadora y empresaria, aunque reconoce que se esfuerza para lograr el balance. Dice que “los hijos son la experiencia más cercana al amor del creador por nosotros”, y de los suyos, espera que la recuerden como una imperfecta que cada día da lo mejor de sí.

Su propósito es aprender, ser mejor cada día y dejar huellas bonitas a su paso, y por más difícil que parezca, avanza, viviendo, sintiendo y soñando. Actualmente, trabaja en la creación de una nueva empresa enfocada en el cuidado personal-familiar, y que invitará a gozar una vida sin químicos tóxicos. Maktub, que del árabe se traduce en “estaba escrito”, es un estilo de mantra que comparte con frecuencia, y que se suma al equilibrio y la tranquilidad que busca y proyecta a quienes cada día le rodean.

“Madre: eres perfecta, así como eres. Lo estás haciendo lo mejor que puedes y por eso ¡vales oro!”

Andrea Ramírez Atalla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.