5 claves para mantenerse en forma durante las vacaciones

Que unos días en la playa o de relajación en el sofá, alejados de las aulas o el trabajo, no signifique la pérdida de hábitos saludables, pero tampoco que el ejercicio se convierta en una tarea tediosa que afecte tu descanso.

A mitad de año las rutinas cambian bien sea porque finalizan los periodos académicos o porque entre junio y julio, el ombligo del año, es una temporada en la que a menudo se toman unas merecidas vacaciones.

Pero cambiar los horarios habituales o dejar de asistir a clases o al trabajo, no significa que se debe dejar de lado el estilo de vida activo. En cualquier lugar o ambiente y con elementos básicos que se encuentran en casa o que se llevan en el viaje se pueden realizar algunas rutinas.

Para Carlos Alberto Ulloa, médico del deporte e integrante del Consejo Consultor de Dietistas de Herbalife Nutrition, el ejercicio en vacaciones no tiene que ser limitado y, por el contrario, si se es planeado puede incluirse en las agendas y actividades durante las vacaciones.

“En vacaciones existen diferentes alternativas para hacer ejercicio, por ejemplo, se pueden rentar bicicletas, caminar o nadar, escaparse al gimnasio del hotel o correr antes de dormir. Solo es necesario tenerlo presente a la hora de planear el día”, comenta el especialista.

A continuación, cinco claves y recomendaciones del experto para que el ejercicio no quede en el olvido durante los días de descanso:

  1. Es bueno conocerse y para esto las evaluaciones médico-deportivas son fundamentales, más aún cuando se realizará ejercicio en espacios y ambientes que no son los habituales. Este tipo de análisis permiten conocer el estado interno y externo del cuerpo y si existen limitaciones para poder realizar algún tipo de actividad.
  1. Establecer las actividades más convenientes y prácticas de realizar de acuerdo con el lugar en el que se encuentren. Es bueno conocer los espacios y saber con qué elementos se cuenta para hacer las distintas actividades.
  1. Definir la rutina será más fácil después de haber pasado por la evaluación física y de la creación de la lista de objetivos y prioridades. Con esto claro, se podrá definir el tiempo adecuado de ejercicio, el tipo de actividades que se pueden realizar y los implementos necesarios, entre otros aspectos. Por ejemplo, para mantenerse en forma y tener una sensación de bienestar general se recomienda 30 minutos de actividad física moderada a intensa en la semana.
  1. Tipos de ejercicios: El entrenamiento con peso ayuda a desarrollar masa muscular, lo cual es excelente no solo para una apariencia tonificada, sino también para impulsar el metabolismo. -Este es posible realizarlo con libros en un morral o con contenedores o recipientes llenos de agua, no es necesario tener equipos especializados. -Las bandas elásticas son fáciles de transportar y funcionan para incluir resistencia en las sesiones, ayudan en el calentamiento de las caderas, los glúteos, hombros y espalda. -Saltar la cuerda es un buen calentamiento y permite trabajar el ritmo cardíaco. Las caminatas son una excelente opción para cumplir con la cuota de actividad física diaria. -Se pueden realizar mientras se recorre la ciudad, en la playa o incluso cuando se va de compras.
  1. “Durante las sesiones de ejercicio tanto moderadas como intensas, el cuerpo necesita más hidratación que de costumbre. El líquido es vital para que las células y el sistema inmune funcionen apropiadamente; además, ayuda a regular la temperatura del cuerpo y lubrica articulaciones, órganos y tejidos. Por eso, si sales a caminar o a realizar cualquier otro tipo de actividad física, asegúrate de llevar bebidas hidratantes”, agrega Ulloa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.