Luego del voto de castigo, Norte de Santander y su agenda

El modelo de país que quieren los colombianos se llama cambio. Esa fue la manifestación en la primera vuelta con el voto de castigo a la gestión del presidente Duque, que pasó la mayor parte de su gobierno dedicado a la atención de la pandemia, dejando de lado otros temas también vitales para los ciudadanos.

La pobreza, el desempleo, las inclemencias climáticas sin capacidad de estrategias tempranas de mitigación de los fenómenos meteorológicos y los escándalos de corrupción como el del ministerio de las Tics y los desatinos de las garantías de no impunidad en las cárceles sumaron razones para no dar el espaldarazo al uribismo en la primera ronda. Además, un cumplimiento a medias de los acuerdos de paz, una gestión errónea en la tramitación de la propuesta de reforma tributaria que llevó al estallido social y hechos bochornosos de violencia señalados por derechos humanos y el fortalecimiento de varios grupos al margen de la ley se traducen en una reprobación desde las urnas.

En cuanto al Norte de Santander el cambio se vio representado en Rodolfo Hernández y no en el antagonista directo del gobierno Gustavo Petro, su votación que parece no tener techo aún a nivel nacional y en la región crece al son de un discurso anticorrupción, mensaje de otro si al acuerdo de paz con el ELN, simplificación del estado hambriento y sin austeridad para atender los problemas de asistencia social. La desaparición del 4 por mil y un I.V.A. más amable para la canasta familiarson las propuestas seductoras del ingeniero santandereano. Sin embargo, los dos candidatos tendrán que contarle al departamento los siguientes puntos: ¡Cuál y cómo va a ser el manejo de las relaciones con Venezuela para tratar los problemas de narcotráfico, migración, servicios consulares, balanza de pagos de deudas anteriores a empresarios colombianos y apertura vehicular de la frontera? ¿Cuál es la inversión concreta en materia de Industria e incentivos para el comercio en Cúcuta y el departamento, frente a fenómenos como la informalidad y el desempleo? ¿Cuál es el futuro de Catatumbo, sobre temas como sustitución de cultivos, vías terciarias, presencia social del Estado. Cómo articularán el trabajo con la clase política elegida para el congreso de la república?
Esas respuestas deben exigirla los medios, los gremios y socializar con los ciudadanos sobre el futuro de un departamento que cada vez ve el desarrollo, el progreso y el cambio social cada vez más alejado. Esperemos que para la segunda vuelta esas propuestas sean dilucidadas y que el nuevo presidente tenga entre ceja y ceja la zona de frontera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.