Ángel Barajas: presente y futuro de la gimnasia colombiana

Luego de conseguir siete medallas de oro en los juegos suramericanos de la juventud en Rosario (Argentina), Ángel Barajas regresó a Cúcuta y en diálogo con Revista Activa contó su experiencia, el significado de lo logrado y la proyección que tiene su carrera deportiva, teniendo en cuenta su juventud y que Norte de Santander históricamente ha sido la cuna de los mejores gimnastas de Colombia.

¿Cuál fue el balance de esta participación internacional?

Fueron muy buenos resultados y quedé satisfecho con el trabajo realizado. Logré siete medallas de oro en una competencia muy complicada, con unos contrincantes difíciles, pero lo di todo; estuve concentrado y alcancé una muy buena cosecha para el departamento y el país.

¿En qué elementos logró las medallas?
Fueron en suelo, arzones, barra fija, barras paralelas, salto, clasificación general por equipos y clasificación general individual.

Aunque todas fueron de oro, ¿Cuál disfrutó más?

Para mí la más importante fue la de la clasificación general por equipos. Siempre cuando vamos a competir así en equipo es la que más anhelamos y la que más buscamos, porque ahí es donde demostramos todo el trabajo que hemos realizado y se nota el nivel que tenemos, individualmente, todos los integrantes de la selección.

¿Qué significa este logro para Norte de Santander?

Para la gimnasia nortesantandereana significa mucho porque en la selección Colombia éramos cuatro nortesantandereanos, lo cual demuestra que el trabajo fuerte y la disciplina es lo importante, y eso nos permite representar al departamento y al país de la mejor manera.

¿Cómo fueron sus inicios en este deporte?

Entré desde los cuatro años, gracias a un vecino que vio que yo hacía medialunas y me montaba en todos lados, a raíz de eso él habló con mi mamá y le dijo que me llevara a la Liga de Gimnasia. La primera vez me trajo un tío, pero no quise quedarme entrenando. Ya cuando vine por segunda vez me encontré con una prima y ahí empecé a entrenar con ella. En ese momento el profesor notó mi presencia y desde ahí me quedé en la gimnasia.

¿Cuándo conoció a Jossimar Calvo y se dio cuenta lo que él representa para el departamento y el país?

Cuando tenía cinco años me llevaron a una concentración con los mayores en Cartagena y ahí conocí a Jossimar. En ese encuentro se destacó por ser una persona humilde, amable, un gran deportista y desde ahí se convirtió en mi referente deportivo. Siempre he querido ser como él, incluso mejor. Anhelaba entrenar con él, crecer deportivamente a su lado y llegar muy lejos.

Foto: @angelvivas34








¿Cómo ha logrado mantener tanta disciplina desde niño?

No es fácil desde muy pequeño ser tan disciplinado. Este es un deporte de mucha responsabilidad. He tenido una gran entrega y eso me ha permitido llegar lejos. Valoro mucho el esfuerzo de todo el grupo de trabajo y lo que logramos recientemente en los juegos suramericanos de la juventud, ha sido hasta el momento mi principal logro.

¿Con qué sueña en el deporte?

Sueño con llegar a unos Juegos Olímpicos y ser medallista. Estoy trabajando mucho la parte mental, me entreno con sacrificio y voy paso a paso en ese camino que me llevará a cumplir lo que me he propuesto.


El próximo reto para Ángel Barajas será en julio cuando participe en los Juegos Panamericanos Juveniles, en Brasil, donde espera repetir la gesta alcanzada en Argentina. Su nombre celestial, su sonrisa contagiosa y su buena energía son puntos a favor que sigue sumando este joven cucuteño, que en agosto cumplirá 16 años. Su futuro brilla de tal manera que, desde este momento atrae todas las miradas nacionales e internacionales por su proyección deportiva y por lo que significa la gimnasia de Norte de Santander en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.