Estos son los mejores tratamientos inyectables para rejuvenecer el rostro

Los tratamientos inyectables en medicina estética son una de las técnicas de rejuvenecimiento facial más populares y demandadas, se caracterizan por ser procedimientos poco invasivos y con mínimos efectos adversos. Este tipo de tratamientos implican técnicas que mejoran la textura, calidad y apariencia de la piel, favorece su hidratación y disminuye las líneas de expresión.

La principal ventaja que ofrece este procedimiento es que el material del relleno se integra con el del cuerpo humano brindando múltiples beneficios como: atenuar los pliegues nasogenianos, perfilar y aumentar labios, aumentar el contorno malar, aumentar el mentón, atenuar líneas de expresión y disimular cicatrices de acné. Además, la recuperación es inmediata, puede ser que el paciente experimente un enrojecimiento, una leve sensación punzante, hinchazón o hematomas en la zona que se ha tratado, aunque normalmente estos síntomas desaparecen tras dos o tres días.

Los resultados también pueden ser inmediatos, siendo completamente visibles a la tercera semana y con el transcurso del tiempo el compuesto activo será absorbido por el propio metabolismo. Se debe tener presente que la habilidad, la experiencia y el ojo artístico del profesional médico es uno de los factores más importantes para evitar consecuencias negativas en la salud.

En el Centro de Medicina Estética del Dr. Diego Serna se encuentran disponible una amplia oferta de tratamientos que podrán devolverle su rostro la vitalidad, la firmeza y el brillo.

Según las necesidades de cada paciente, siempre priorizando la valoración médica con el fin de escoger la mejor propuesta de intervención individualizada, se realiza la aplicación de protocolos como: toxina botulínica, ácido hialurónico, hilos tensores y de colágeno, biorevitalización facial, plasma ozonizado, entre otros. Cada uno de estos procedimientos está pensado para retrasar el envejecimiento, disminuir cicatrices y en general para tratar las afecciones cutáneas que se puedan presentar debido a factores tanto internos como externos.