¿Cómo retomar una rutina activa y saludable después de vacaciones?

Revertir los efectos de los excesos que se tuvieron en el periodo de receso y descanso puede ser una labor sencilla. Consejos de un experto para retomar hábitos y rutinas.

Es normal que durante los días de descanso y vacaciones, las rutinas se vean alteradas por los cambios de horario, los viajes e incluso las variaciones en la alimentación. Retomar un estilo de vida activo y saludable puede resultar más fácil de lo que se piensa, la clave está en establecer objetivos alcanzables en el corto plazo.

De acuerdo con Carlos Alberto Ulloa, Médico del Deporte e Integrante del Consejo Consultor de Dietistas de Herbalife Nutrition, después de unos días de vacaciones se presenta un síndrome postvacacional que hay que saber cómo superar.

“Este síndrome se caracteriza por generar en las personas -o por no generar- deseos de hacer las cosas, depresión y dificultad severa para retomar actividades diarias; se pierde la noción del tiempo y el ocio se convierte en una prioridad. Para revertir esto, lo primero, es suavizar el impacto negativo que se presenta al darnos cuenta de que tenemos que volver a la normalidad”, explica el especialista.

Ulloa recomienda desarrollar una mentalidad positiva, fuerza de voluntad enfocada y encontrar un propósito. Además, da recomendaciones en 3 aspectos clave para acompañar lo anterior:

  • Alimentación balanceada: se aconseja incluir en las comidas proteína de origen animal o vegetal, alimentos que aporten vitaminas, minerales y fibra, como frutas y verduras, y combinar con cereales integrales y leguminosas.
  • Rutinas nocturnas: durante las vacaciones se alteran los horarios de sueño, por lo que retomar rutinas que permitan dormir de 7 a 8 horas diarias es clave. Tomar bebidas con hierbas naturales como el toronjil y evitar aquellas que tengan cafeína puede resultar útil antes de ir a dormir.  
  • Actividad física regular: para retomar las rutinas de ejercicio después de una temporada de vacaciones es importante retomar progresivamente y establecer metas a corto plazo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los adultos deben procurar realizar semanalmente 150 minutos de actividad física de intensidad moderada.

¡Poco a poco y paso a paso! Todo es un proceso que con el tiempo dejará ver los resultados. Los pequeños cambios podrían ser esa clave para el éxito en la adopción de un estilo de vida más activo y saludable.