En Betulia se une la historia con la magia de la naturaleza

A tan solo tres horas en auto desde Bucaramanga se encuentra un hermoso municipio conocido como la “niña blanca de Santander”. Es llamado popularmente el remanso de paz y santuario de fe.

Betulia fue fundado en 1844 por José María Prada, Julián García, Pedro Gómez y el sacerdote Pedro Guarín, con el objetivo de posicionarlo como un camino de apoyo para los mercaderes y viajeros que se desplazaban a la zona del Magdalena Medio.

Aunque este propósito nunca se concretó, Betulia es un hermoso paraje en el que se destacan las tierras montañosas y planas. Gracias a esta característica existe una gran variedad de climas que van desde los cálidos lluviosos como en el Valle del Sogamoso y la llanura del Río Magdalena, hasta los templados y fríos como la zonas altas de la Serranía de los Yariguíes. Además, se resalta su riqueza arqueológica debido a que este lugar era un punto de encuentro de dos grupos indígenas precolombinos: los Guanes y los Yariguíes. Descubrir Betulia es conocer la historia de nuestros ancestros y al mismo tiempo es una oportunidad para conectarnos con la naturaleza.

La tierra de colores o El “desierto de los 7 colores”

Es un espacio ubicado a 1km de distancia del casco urbano, en el que la configuración de la tierra permite apreciar las ondas de este territorio medio desértico.

Foto: @alcaldiadebetulia

Parque agroecológico Salto Blanco

Allí se encuentra el cementerio indígena, un lugar que contiene los restos arqueológicos de las desaparecidas culturas Guanes y Yariguíes. Además, se localiza el mirador Salto Blanco, en el que se puede observar un fenómeno natural conocido como la antelia, el cual consiste en la aparición de un arco o circunferencia luminosa alrededor del sol.

Cascada San Bernardo o de “Aguas Rojizas”

Ubicada entre las veredas San Bernardo y San Rafael, a 35 minutos del casco urbano, se ha descubierto que la cascada tiene su nacimiento en la cima de las montañas. Es en este punto, en su origen, que el agua choca con las raíces y los troncos de los diversos robles que la cubren, causando que adopte la tonalidad rojiza.

Foto: @tatianaballestas

Mirador Juan Arias

En este hermoso mirador, los visitantes podrán observar la majestuosidad del paisaje andino santandereano, especialmente el cañón del río Sogamoso, las montañas del cañón de la quebrada La Paramera y poblaciones como Bucaramanga, Piedecuesta, Girón, La Mesa de los Santos y Zapatoca.