Actualidad

Carolina Guerra se enfrentó a su propio reto

Si algo tiene claro la actriz y modelo Carolina Guerra es que se encuentra viviendo uno de los mejores momentos de su vida; es toda una celebridad en Hollywood e irá rumbo al altar con el hombre que ama.

La bogotana definitivamente es toda una guerrera. Hace más de seis años decidida, dejó su vida en Colombia, su familia y su trabajo para probar suerte en Europa, el sueño era triunfar en el exterior como actriz.

Vivió en Londres, allí interpretó a Ima en la serie Da Vinci’s Demonds.  Sus días transcurrían entonces entre esa ciudad, Nueva York donde estudiaba actuación y República Dominicana, isla en la que hizo el papel de Flor de Oro para la producción Rubirosa de Claro Video.

Se radicó en Los Ángeles donde hizo el personaje de Lucy en la serie Animal Kingdom, su primer papel en Hollywood. El reconocimiento que ha logrado es tal que la consideran la Angelina Jolie latina. Constantemente la invitan a alfombras rojas y programas de televisión en Estados Unidos.

¡Se enamoró de nuevo!

Carolina y su prometido David Reuben Jr.
Carolina y su prometido David Reuben Jr.Caroli

“Es un gran hombre”, así describe Carolina a su prometido David Reuben Jr, hijo de David Reuben considerado uno de los hombres más adinerados del mundo.

El londinense le pidió matrimonio a ella con un anillo que fue noticia por el gran tamaño del diamante. “No fue un sueño, no hacía parte de mi universo. Soy una enamorada del amor, pero la institución, el matrimonio, no significaba tanto; ahora me parece bonito que alguien quiera pasar el resto de su vida conmigo”, expresó la artista.

Por el momento no tienen fecha para la boda, aunque saben que será entre septiembre y noviembre de este año y en la playa. El vestido de la novia será de color marfil y entre sus planes a largo plazo está ser padres de dos hijos.

Carolina y el ‘Reto 4 elementos’

Después de seis años Carolina regresó a la televisión colombiana como presentadora del reality ‘Reto 4 elementos’, programa que es grabado en las playas de la Riviera Maya en México. Para ella ha sido un verdadero reto esta experiencia,ha sido única, he sufrido, he llorado, me he reído todo lo que no está escrito, se enamora uno de los participantes, sufre uno con ellos, les ve uno como todo el proceso, las lesiones; es imposible no estar conectado con lo que está pasando en la competencia”, destacó.